miércoles, 22 de abril de 2015

EL GRAN RESCATE DE OESTERHELD


Cuando en España pasamos de una dictadura a una democracia hubo una rápida transformación de la cultura. En aquella apertura repentina recibimos un torrente de historieta inédita por estos lares, que pocos años antes hubiera sido imposible editar aquí. Entre los cómics y autores que fueron recuperados a partir de 1977 se encontraban los trabajos de Héctor Germán Oesterheld, cuya obra llegaba con veinte años de retraso. El público lector español de los setenta quizá no supo apreciar su trabajo en su justa medida (a lo cual hubiese contribuido una edición más cuidada y unas presentaciones escritas sobre el trasfondo político de sus guiones), teniendo que esperar otros treinta años para obtener una edición digna de algunas de sus creaciones.

El editor Alejandro M. Viturtia, uno de los encargados del rescate de su trabajo en el siglo XXI, publicó en 2002 en la revista Yellow Kid el presente repaso a su trayectoria para valorar su calidad como guionista, su capacidad de conectar con el gran público, su humanismo y su implicación política (que supuso su secuestro y asesinato).

HÉCTOR G. OESTERHELD: EL HOMBRE QUE CONTABA HISTORIAS Y EDITABA TEBEOS

Tebeosfera. Hacer historietas

lunes, 20 de abril de 2015

LAS OTRAS CRÓNICAS DE GUERRA. ERNIE PIKE


Resulta paradójica la guerra porque es un acontecimiento crítico en la historia que significa la culminación de todo conflicto: el choque violento. Pero lo que nos apasiona de la guerra convertida en ficción son las historias de humanidad, eso que la belicosidad borra de las personas. Ernie Pike, el personaje de Oesterheld, como algunas otras de sus creaciones, actuaba como testigo. Era un narrador omnisciente -era el mismo guionista- que buscaba en los intersticios del relato esas historias desacralizadoras del acto heroico: los gestos de conmiseración, el altruismo, la bondad entre enemigos, los actos de piedad.

Con Ernie Pike asistimos a la otra cara de la guerra, a la necesidad de paz que exige la reivindicación de lo humano. Hugo Montero hizo un análisis certero de los márgenes de la guerra en la historieta de este gran guionista en el libro Oesterheld. Viñetas y revolución (Sudestada, 2014), texto que por su gran interés rescatamos en el presente especial de Tebeosfera sobre historieta latinoamericana con el permiso de su autor.

LA ÚLTIMA BATALLA DE ERNIE PIKE

Tebeosfera. En guerra contra las guerras.

miércoles, 15 de abril de 2015

UN PÓSTER VACÍO QUE MIRA A LA NADA


El rescate de textos es realmente valioso cuando se trata de documentos que fueron destinados a complementar tebeos y solo pudieron leerse en aquellas ediciones impresas. Extraídos de allí y encajados en un cuerpo documental compactado, como el que estamos ofreciendo en Tebeosfera en estos meses sobre la historieta latinoamericana, el texto adquiere un nuevo valor y se disfruta como si fuese nuevo.

Eso ocurre con los excelentes trabajos teóricos que realizó Fernando Ariel García para la nueva edición que Doedytores hizo de Ché (historieta de HGO y los Breccia). En 2008 pudo publicar, a modo de epílogo, una entrevista a Enrique Breccia, dibujante que contaba 22 años cuando abordó la realización gráfica de esta biografía con su padre siendo poco afín al socialismo pero admirador confeso del ejemplo militante de Ernesto Guevara:

EL HOMBRE QUE DIBUJÓ AL CHE

El otro texto que recuperamos sobre esta misma figura y obra, también escrito por García, fue el prólogo al mismo libro. Aquí, el teórico argentino reflexiona sobre la figura del Ché pasados cuarenta años, planteándose muchas preguntas y recordándonos el proceso de producción de esta obra y el de su edición, que cambiarían el propósito inicial de los autores. Un excelente texto sobre una figura que no ha dejado nunca de ser mito:

EL QUE LUCHA PARA VENCER 

Ambos documentos fueron reeditados por Doedytores con igual título y contenidos en un tebeo homónimo en 2011.
 
Tebeosfera. Luchadores no vencidos.

jueves, 9 de abril de 2015

EL LUCHADOR CHE

http://www.tebeosfera.com/documentos/documentos/che_la_revolucion_perdida.html
El "Ché" es todo un mito. Hoy es más una imagen silueteada en una camiseta que un guerrero que luchó en varias revoluciones populares. Fue un hombre leído, un lobo solitario, un mercenario brutal, un libertador también. Todo ello. Fue el último símbolo del idealismo batallador. Tras su rumbo de balas y sangre el mundo cambió y hoy ya no puede volver a ser el de antes, porque ya no habrá guerreros como él: solo profesionales atormentados por la muerte, solo verdugos enfermados con la sangre. 
La historieta narró su vida pronto, con su cadáver aún caliente, en 1968. Oesterheld estaba ideológicamente cerca de la militancia de Ernesto Guevara, y los Breccia (fue una obra dibujada a cuatro manos, por el padre y el hijo) dieron con el correcto tono expresionista a la hora de llevar su vida a viñetas. 

Abraham García nos recordaba la importancia de esta obra en el artículo que publicó en el número 3 de la revista Yellow Kid en 2002. Lo rescatamos aquí para todos los interesados en el personaje y en la obra:


Tebeosfera. De revoluciones y hombres.

lunes, 6 de abril de 2015

TESTIGO DE LOS HOMBRES

Mort Cinder heredó de Sherlock Time el gesto y de Sherlock Holmes la seguridad grave del que casi todo lo sabe o lo intuye. Es seductor suponer que Ezra Winston, siguiendo la lógica comparativa, heredó de Watson (el acompañante de Holmes) la tranquilidad ingenua. O así nos lo parecía sobre el papel amarillento de la revista Misterix, en el que fueron desgranándose las experiencias de Mort Cinder, una serie revolucionaria en la que un anticuario y un ignoto testigo del tiempo nos contaban que la historia se construía con mitos y relatos referidos, pero que la realidad estaba tejida con desesperanza y angustia.

Al igual que los héroes de ficción y sus acompañantes iban mudándose y reconstruyéndose a lo largo del siglo XX, la aventura se fue descifrando con otras claves, como lo demostraron Oesterheld y Breccia en una de las series más importantes de la historia de la historieta.

Para certificarlo, rescatamos aquí el texto escrito por el editor Alejandro M. Viturtia para la más ambiciosa edición española de esta obra:


Tebeosfera. El tiempo de los clásicos.

viernes, 3 de abril de 2015

HISTORIETA Y LITERATURA

El viejo debate. Cuando la historieta nació no lo hizo como esqueje literario, sino con otro afán, un afán liberador: en alas de la imagen escapaba de la cárcel textual.

Desde una pose intelectual nos hemos obstinado en ligar exclusivamente la cultura a los textos literarios, cuando ha quedado demostrado, tras más de dos siglos de evolución de los medios de comunicación híbridos, que la cultura usa hoy la imagen como vehículo. La población -la ciudadanía- ya no lee. Va al cine. Ve la tele. Deglute series en su tableta. Pero no lee.

Los vínculos más poderosos entre historieta y literatura son innegables, claro está. Por un lado parece obvio que el acceso a la lectura es más fácil para los niños si va acompañado con imágenes y de ahí la proliferación de libros muy ilustrados, y los tebeos pueden cumplir con esa función también. Por otro lado, la historieta es un medio que admite las adaptaciones literarias (al igual que el cine) si bien lo que resulta no es un texto literario, es una historieta con una sustancia diferente a la de un relato novelado.

Del presente documento que rescatamos en Tebeosfera, lo interesante es el testimonio de Norberto Buscaglia, que nos recuerda cómo fue su colaboración con Alberto Breccia para adaptar algunos textos literarios a la historieta (Sábato, Lovecraft y otros). 



Tebeosfera. Testimonios de la historieta.

miércoles, 25 de marzo de 2015

LA GUERRA DE LOS ANTARTES


La Guerra de los Antartes fue la última gran obra de Héctor García Oesterheld, un trabajo maldito y muy poco conocido fuera de su Argentina natal, que tuvo dos versiones distintas y accidentadas: la primera dibujada en 1970 por León Napo pero interrumpida tras la marcha del dibujante a Francia y la segunda por Gustavo Trigo en 1974, que quedó inconclusa debido al cierre del diario en el que se publicaba por decreto presidencial, ya que se trataba de una publicación vinculada al grupo Montoneros.



La historia narra otra invasión extraterrestre a la Tierra, pero con una trama muy diferente de la de El Eternauta, y con una carga política superior, trazando referentes de continuo con la realidad histórica Argentina.

Jordi Juanmartí analizó para Yellow Kid este interesante trabajo, que ahora recuperamos en Tebeosfera:


Tebeosfera. Tebeos de otro planeta.

domingo, 22 de marzo de 2015

LA CONSTRUCCIÓN DEL HÉROE


Cuando ya todo el mundo comenzaba a hablar de la deconstrucción del héroe, consumido el primer lustro del siglo XXI, Luis Sujatovich regresó a El Eternauta a darnos una lección sobre el héroe fundacional. 

Mirando a través de esta obra con las herramientas analíticas propias de los estudios culturales, el autor revisa el concepto de "héroe colectivo" que supuso la antesala a la renovación de este tipo de personaje en la historieta mundial.

Y lo hace en tres partes, agotando por completo la revisión de la obra:


Tebeosfera. Todo lo que se puede saber.

miércoles, 18 de marzo de 2015

LA JOYA DEL COMIC ARGENTINO


Ángel Olivera, un teórico fino y sabio, revisó la saga de El Eternauta allá por 2007, cuando se cumplía el 50 aniversario de la creación de la obra, prácticamente desconocida hasta la fecha en España. Lo hizo con un sentido del ritmo divulgativo muy atractivo y contagioso, tal que invita a leerse de corrido esta reseña y, acto seguido, a correr en busca de la obra de Oesterheld y Solano para devorarla de nuevo.

Una incitación al vicio insaciable de leer historietas. ¿Te atreves?

LA JOYA IGNORADA. EL ETERNAUTA

Tebeosfera. Apetito por los clásicos.

lunes, 16 de marzo de 2015

LA SAGA DEL ETERNAUTA


Continuamos nuestro recorrido por la obra del gran Héctor Germán Oesterheld con varios artículos dedicados a su trabajo más recordado, una de las obras cumbre de la historieta mundial, El Eternauta.

Aquella nevada mortal de 1957 en Buenos Aires fue el preludio de una invasión extraterrestre que mantuvo en vilo al país semana tras semana durante dos largos años, convirtiendo la historia de la lucha por la supervivencia de sus protagonistas en un fenómeno nacional. La obra tuvo una controvertida segunda versión dibujada por Alberto Breccia, una segunda parte a cargo del mismo equipo creativo original, y varias continuaciones tras la desaparición de Oesterheld, que oscilaron entre lo correcto y lo olvidable, aunque sin alcanzar las cotas de la mítica primera parte.

Sin embargo, a pesar de su popularidad en Argentina, fue una obra maldita, poco conocida fuera de sus fronteras, salvo en excepciones como el caso de Italia. En España la obra original tardó 50 años en ser editada, y en Francia algo mas. Afortunadamente, hoy disponemos de excelentes ediciones de esta  gran obra, y de numerosos trabajos teóricos que aportan diferentes puntos de vista e interesantes segundas lecturas.

Toda la información, aquí:

EL ETERNAUTA, la saga

Tebeosfera. Tebeos eternos.

miércoles, 11 de marzo de 2015

HGO Y LO POPULAR


El cambio trascendente que se produjo cuando se agotaban las premisas de la modernidad, allá por el final de los cincuenta, fue la desaparición del monolitismo del mito. El proyecto del hombre como medida de todo, conquistador, guerrero, colonial, explorador y gobernante recto del mundo se vino abajo paulatinamente mientras la realidad iba por su cuenta demostrando que todo seguía igual. O peor. Y surgieron otras ideas, revolucionarias: lo joven al poder, la imaginación como motor, la no violencia como solución, la integración como receta. ¿Y el héroe, se quedó solo? Al contrario: quedó acompañado. Se volvió menos mandón para compartir ideas, esperanzas y proyectos con otros.

Oesterheld, guionista de aventureros de una pieza casi toda su vida, supo ver esta transformación prontamente. Y creó al héroe colectivo, una revolución en la viñeta que apuntaba hacia el llamado "cómic adulto" o "cómic de autor" que vio la luz en 1957.

El investigador Luis Sujatovich nos lo aclara en un artículo muy interesante que hemos sacado del pozo del olvido.

GUTIÉRREZ Y OESTERHELD. INFLUENCIA EN LA CULTURA POPULAR

Tebeosfera. Siempre con lo popular.

viernes, 6 de marzo de 2015

EL BARDO DE LA MODERNIDAD


Lucas Berone es un teórico argentino que está llamado a ser un referente. Licenciado en letras y experto en sociosemiótica por la argentina Universidad Nacional de Córdoba, lleva ya unos cuantos años escribiendo con inteligencia sobre cómic y cultura. En el presente artículo, redactado por Berone para una revista que nunca llegó a salir, aborda el análisis de la obra de Oesterheld bajo la luz de Walter Benjamin.


Se percata el teórico de que Oesterheld hizo que su obra pivotara en torno a la muerte, un eje común que daba sentido a todas sus ficciones. No era para menos: en aquellos años gran parte de la población mundial estaba pendiente de la muerte inminente tras la "lluvia nuclear".

Interésense por estas ideas y acudan a este texto, intenso y esclarecedor:

EL NARRADOR DE LA ÚLTIMA EXPERIENCIA


Tebeosfera. Con la muerte en los guiones
.